Loading....

El teletrabajo

teletrabajo_areainformática

Conforme nuestro estilo de vida individual y colectivo mejora, y encontramos nuevas formas para interactuar con nuevos espacios sociales y de trabajo, las Tecnologías de la Información se hacen cada día más necesarias para manejar ciertos aspectos cotidianos, sea, a través de nuestros teléfonos móviles, tablets u ordenadores, así como a través de aplicaciones o programas insertos dentro de estas herramientas.

La digitalización y virtualización, desde la llegada de la interconexión web por medio del internet, han permitido en la última década un manejo de información amplio que indudablemente ha transformado nuestra forma de ver el mundo, por lo que la flexibilidad, y en menor medida la organización, se han convertido en aspectos inherentes en sociedades industrializadas y con mayor acceso a las TICS.

Con la llegada del teletrabajo ha sido necesario paras empresas y negocios, brindar a sus empleados y colaboradores equilibrio y seguridad laboral, así como una conciliación entre lo profesional y lo familiar, que les permita crear y mantener un espacio de productividad y competitividad al mismo tiempo gracias a la actualización de sus herramientas tecnológicas tangibles como digitales.

Más allá del ahorro en costes de traslado que esta modalidad pueda llegar a generar para las partes asociadas, así como la reducción de accidentes laborales, las ventajas relacionadas al trabajo remoto han sido amplias y han impulsado la integración de sus trabajadores desde cualquier parte del mundo, gracias a las tendencias laborales relacionadas a la Globalización.

El aprendizaje continuoel desvanecimiento de fronteras entre países a través de la Interconexión, así como la inserción profesional de personas en entornos rurales con alcance y manejo de herramientas tecnológicas, han estimulado la pluriculturalidad en sitios distantes en donde era impensable tener acceso durante el siglo XX, sobre todo en países con zonas altamente vulnerables y poco alcance social. Al mismo tiempo, esto ha permitido una distribución geográfica más equitativa laboralmente, brindado oportunidades a individuos que quizás, por asuntos relacionados a la sobrepoblación o coyunturas político-económicas, son incapaces de encontrar empleos tradicionales (presenciales) en su país de nacimiento o en el cual residen.

Aunado a esto, la formulación de nuevas metodologías para el abordaje y resolución de proyectos virtuales, han tenido un impacto significativo en la cultura laboral actual y que deviene de una dinámica profesional en constante desarrollo, relacionada a nuevos empleos y necesidades empresariales que han surgido en las últimas décadas en las áreas de programacióngerenciadiseño y publicidad.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la optimización de estas herramientas tecnológicas siempre es y será a partir de su creación, un requisito indispensable para aquellos que empleamos las TICS para el desarrollo de nuestras labores profesionales y cotidianas bajo la modalidad remota, tomando en cuenta que la constante y vertiginosa actualización de éstas, reducen su período de utilidad cada vez de forma más acelerada y conlleva a una dependencia digital que inevitablemente podría verse cuestionada.

Si bien, la automatización de nuestras sociedades gracias a la era digital ha dejado de ser inminente para convertirse en una realidad, hay que seguir de cerca los cambios que progresivamente se desarrollan y se gestan en este ámbito, ya que al ser partícipes de ellos, nuestra integración e interacción tecnológica será mucho más competente en un mundo en donde la globalización, parece un proceso relacionado al desplazamiento laboral del ser humano que poco a poco, se va convirtiendo en inteligencia meramente artificial.

El éxito y la productividad del teletrabajo tienen que ver con 2 factores fundamentales, que son: la autogestión del trabajador y las herramientas y recursos que facilite la empresa para que el colaborador pueda cumplir de la mejor manera con las tareas que a su posición laboral le competen.

La autogestión

Para que el teletrabajo rinda sus frutos es clave que el trabajador sea organizado y disciplinado, que independientemente del lugar donde se encuentre, use su tiempo de la forma más productiva y eficiente, y que establezca buenas relaciones de comunicación, basadas en la responsabilidad y la confianza, con sus compañeros y supervisores.

Las herramientas y recursos

Lógicamente, la responsabilidad, compromiso y dedicación del trabajador son básicos para que el trabajo a distancia rinda sus frutos, pero estos deben venir acompañados de ciertas herramientas y recursos.

Una autogestión que, si es bien manejada por parte del teletrabajador en términos de su disciplina y compromiso, y si además cuenta con las herramientas y recursos empresariales que la optimicen, seguramente se traducirá en los buenos resultados que todos esperan.

Back To Top
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad